Tel: 645 62 05 78 -
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado

Breve historia del desayuno

Breve historia del desayuno

Cuando buscamos dónde desayunar en Ibiza en lo último que pensamos es en por qué o desde cuándo desayunamos. Es algo que parece natural, que ha estado ahí siempre. Pero, una vez nos hemos hecho la pregunta, se despierta la curiosidad: ¿cuál es la historia del desayuno?

Ya los antiguos trabajadores egipcios comían, antes de ir a trabajar, pan con cebollas y cerveza. En la Grecia Clásica se hacía una comida justo después de levantarse: pan de cebada mojado en vino, a veces acompañado de higos o aceitunas. Los romanos también tomaban pan, además de queso o frutos secos e incluso sobras de la noche anterior. Ninguno de ellos habría tenido problemas para encontrar dónde desayunar en Ibiza.

En la Edad Media europea el desayuno no tenía ninguna importancia. Es más, podía ser incluso considerado una señal de gula. Solo estaba bien visto en casos concretos: niños, ancianos y enfermos, trabajadores, nobles que estuvieran viajando... Lo que tomaban solía ser también pan con un poco de queso y en ningún caso incluía carne.

A partir del siglo XVI se reivindica la importancia del desayuno. Cada región va afinando su desayuno típico, basándose en los productos locales, y acabamos teniendo desayunos tan diferentes como el continental, basado en bollería dulce y bebida caliente, o el inglés, un plato contundente con huevos, carne y legumbres.

En el siglo XX aparecieron los famosos cereales para el desayuno, que se han extendido por todo el globo. En la actualidad, se considera que un desayuno saludable es variado y basado en productos frescos: lácteos, fruta o zumos de fruta, algo de pan o bollería, embutido... Siempre teniendo en cuenta nuestro nivel de actividad diario.

Ahora que tu hambre de conocimiento ha sido satisfecha, en Buena Onda Ibiza queremos recordarte que, además de una necesidad, desayunar es todo un placer.

haz clic para copiar mailmail copiado